Fariza, La Falla, La Clásica 6b + Cambio Climático 6a+

Con mi amigo Paco escalé la vía que me faltaba de la Falla, hacía tiempo que quería hacerla. José y Félix hicieron la directa (azul turquesa en el croquis). Todos ellos eran novatos en esta pared zamorana, ya les vale…

La clásica (rojo en el croquis) es lo que es… la clásica. El primer largo está bien y limpio, el segundo está sucio, empiezas por la derecha salvando una placa protegida con dos clavos (el tercero lo saque al ponerle la cinta, ahora entra un alien azul y no queda muy allá), es lo más duro de la vía. Te pasas a la izquierda y ya el resto es fácil pero atraviesas un bosque, pasas por 3 repisas herbosas, los pies se deslizan por la tierra… después como la salida de la clásica ya la había hecho, para darle un poco más de chicha al asunto, salimos por cambio climático (amarillo). Paco se curró el segundo largo y yo le aplaudo, no son difíciles de grado pero es terreno de aventura, sucio, con cuidado de lo que coges, navegar… Un buen día.

 

Anuncios

Gran Aiguille de Ansabere 6b, 400m

Tras los Alpes nos acercamos a Pirineos a las agujas de Ansabere. La famosa y más difícil es el Espigolo, nosotros fuimos a la aguja grande a hacer la clásica de la cara Este. Son unos 400 m de vía pero si le sumas la canal de entrada y la escombrera de acceso se puede ir a casi el doble. Agujas impresionantes desde la distancia, sobre unas 2:30 h hasta pie de vía. Muy vertical y roca bastante pocha salvo en algunos tramos. Al llegar a la cima hay que rapelar y volver a escalar un largo de IV antes de poder descender. Una pasada.

 

Grandes Jorasses, Espolón Walker 1200m, 6a+, M5 (en nuestro caso)

Ascensión realizada entre el 2 y el 4 de agosto de 2018 por Jorge Manrique y Ramón Cifuentes

¡Por fin! el Espolón Walker ha caído. Han pasado 8 años desde la primera vez que fui con intenciones de hacerlo. Desde entonces han sido 7 viajes a Alpes, realizando diversas actividades, 3 con intención de hacer la Walker y aunque no coincida con el dicho a la cuarta va la vencida. Es difícil acertar con las condiciones idóneas cuando vas con una fecha establecida y no cuando tienes libertad para ir cuando quieras. Ya son 5 de las 6 Nortes las que llevo y ha sido increíble realizar esta ascensión. Nunca he estado tan nervioso como en esta ocasión, el día de aproximación, debido a la incertidumbre de las posibles tormentas que anunciaban. El paredón siempre impone, el grado mantenido, la longitud del recorrido, mixto difícil… El Dru me generaba más incertidumbre debido a las pocas repeticiones de la vía en los últimos años, no sabíamos si el desprendimiento había afectado algún largo, estar absolutamente solos… pero las Jorasses vistas desde lejos imponen.
Compartimos este viaje 5 buenos amigos: Félix Ramos, Francisco López, Jorge y Raúl Manrique y yo. El día anterior a nuestra marcha, Paco, Félix y Raúl salieron hacia Enver´s des aiguilles. Escalaron en la Torre roja y la famosa Aiguille de roc por la vía de M.Piola Subtilites dulferiennes, vía más torera de lo que aparentaba con grado real de 6b sin apenas material fijo.
El 2 de agosto Jorge y yo cogimos el primer tren a Montenvers y nos pusimos a andar hasta el refugio. Es un pateo agradable, se hace algo más tedioso por la morrena que une el glaciar de Leschaux y la Mer de Glace, hay que buscar zonas de paso para salvar ríos y al final unas escaleras para subir al refugio; en unas 3 horas. Tuvimos muchas horas para comer, beber, embobarnos con la pared, ver lo que podíamos de la línea e imaginarnos el trayecto a través del glaciar para llegar a pie de vía. Nos acostamos hacia las 20:30 y a las 00:50 arriba. Sobre la 01:30 salimos del refugio.
La aproximación a pie de vía fue rápida con algún despiste; desde el refugio se ve bien la línea a seguir pero una vez metidos en el glaciar de Leschaux dudas sobre dónde tirar y nos metimos algo antes de donde debíamos. Corregimos y llegamos a la base del pilar. Ya no se podía ganar altura por la nieve a través de las rimayas ya que éstas estaban en mal estado. Un primer largo a las 04:15 de IV+ nos depositó en terreno fácil y en ensamble salvamos toda la primera parte hasta encontrarnos con una zona más vertical de IV+/V. En vertical se llega a una reunión y de ella hay que hacer travesía a derechas y para arriba. Se llega ya a la reunión del diedro Rebuffat. Son dos diedros paralelos, bastante verticales, con gradas en la base con residuos de vivacs. No es un vivac bueno, mucho mejor el de la parte de arriba de éste y sin tirar cohetes. Si se va a dormir ahí es mejor trepar un poco de III por las gradas de la izquierda que hay dos zonas buenas de estar tumbado. Se empieza en el diedro de la izquierda, al principio entra algún friend, luego a base de fisureros hasta llegar a un fisurero abandonado. Algo más arriba casi sólo chapando clavos (y no hay muchos) y se pasa al otro diedro. Es difícil sobretodo llevando mochila pesada. La nuestra rondaba los 8-9 kg con las botas y crampones dentro.
La travesía siguiente es casi horizontal y en casi dos tiradas se llega a la base del diedro de 75m. Se puede ir directo a la base del diedro en vez de ir a su izquierda. El diedro tiene pasos complicadetes, nosotros pillamos la plancha de la derecha empapada de agua, pero está forrado de clavos. Se hace en dos tiradas, la primera justo pasado el gran techo (no el pequeño). En breve se alcanza el rápel pendular. Hay una cuerda fija instalada de la que rapelé asegurado y después ayudado por otra cuerda fija subes las gradas en diagonal hasta la reunión bajo las placas grises. De ahí aseguré a Jorge que rapeló y llegó hasta mí. Jorge le echó un par al primer largo de las famosas placas grisáceas. Es un largo jodido con pasos finos. El siguiente llega a una bifurcación, yo tiré a la derecha haciendo una travesía para llegar a una canal de apariencia agradecida y monté muy arriba. A la derecha de la torre gris ,que asoma a la izquierda, sube una rampa. Otro largo mejor de 6a y se engancha el espolón. Muy guapo y fácil. Hay un vivac decentillo para uno tumbado antes del largo de V. La zona del nevero triangular la pillamos fatal. Nos metimos de frente por la canal en vez de seguir el nevero hacia la izquierda y fue un error, porque el largo que se dio Jorge de mixto rondaría el M5 con un solo piolet ligero. La nieve/hielo era papilla y un muro final en roca descompuesto. Ya eran las ocho y pico y decidimos parar que la paliza era buena. A la izquierda en el espolón por donde se pasa en travesía al venir del nevero triangular acomodamos un hueco para entrar los dos sentados. Sitio incómodo de estar y para manejar las cosas, pero con unas vistas impresionantes.
Los últimos 200m del día siguiente fueron de otra manera, más amigable. El largo que nos quedaba de mixto era más fácil y como había helado por la noche estaba en buenas condiciones. La escalada en roca cada vez va a más fácil, aunque húmeda en nuestro caso y con neveros pequeños. Tras enganchar el espolón, al final de éste hay un vivac bueno para unos 3 con una anilla metálica instalada en la pared. De ahí dos largos en mixto fácil, arista de nieve y pasar la cornisa. La cumbre está a la izquierda.
El descenso se las trae. Hay que ir muy a la izquierda a seguir la arista de nieve. A nosotros nos dio la sensación de que nos estábamos pasando de izquierdas y fuimos a dar a las rocas. Como aparentaba tener sendero nos metimos pero fue un error. Esa zona pedregosa mide unos 300 m de desnivel. Son destrepes delicados sobre roca muy descompuesta. En la parte inferior nos fuimos desviando a la izquierda a pillar la nieve , cosa obligatoria ya que en el extremo se encuentra el paso de la rimaya. En el llano tras la rimaya se avanza deprisa, se pasa entre los bloques que se desprenden del serac y se llega a la cresta rocosa. Al poco aparece el primer rápel. Es corto y hacia la derecha mirando abajo. El siguiente hasta la cuerda fija y después se rapela con la fija que te deja justo después de la rimaya. En el glaciar hay que remontar hacia arriba para llegar al siguiente espolón (reposoir) del cual se destrepa y al final se hacen un par de rápeles. Hay que ir casi siempre por el filo. De ahí al refugio es evidente y se tarda poco. Fueron como 4:30h hasta el refugio y 1:30 hasta el valle donde nos fueron a buscar nuestros amigos.

 

Vegacervera, sin chapas no soy nada 6a+, sin ti no soy nada 6b, reencuentro con el pasado 6a+

 

Sin chapas no soy nada

Croquis de Borja Araque

Sin chapas no soy nada:

Es una vía asequible con pasos agradecidos que se disfruta porque se hace prácticamente entera autoprotegiendo. Arriba cuesta dar con la línea para no meterse en las canales de hierba.

Sin ti no soy nada:

Nos gustó mucho esta vía. Un primer largo magnífico con escalada vertical y de adherencia bien protegido. El segundo también muy bueno pero curiosamente algo expuesto, y el tercero sale en travesía a la derecha de la reunión y se mete en una especie de diedro bastante protegido, muy buen largo también y vertical.

Reencuentro con el pasado:

Tras hacer las otras dos vías hicimos los dos primeros largos de ésta en ensamble. Nos sorprendió la vía en general. Bastante bonita, los IV hay que escalarlos, no tiene reuniones montadas, sólo un cordino en un puente de roca marca el lugar donde debe estar la segunda reunión a la que llegué del tirón sólo con unos pocos fisureros. El tercer largo es de placa de adherencia y tiene chapas, aunque alejan en algún tramo. Más de uno que se meta en esta vía pensando que es facilona se llevará una sorpresa. El último largo es 6a+ de Vegacervera sobre canalizos romos, ¡hasta vimos un plomo!. También el calor del día no ayudaba nada aunque ya la escalamos a la sombra. Se rapela por levitación transcendental.

Vegacervera, Deus y Daemonium 6b+, A1

 

Semi reciente par de vías de unos 5 años mas o menos, en la pared de torios Wall. La parte de abajo es bastante más amable con un tercer largo muy bonito. La entrada desde la carretera es chula y bonita, más fácil de lo que aparenta. Daemonium viene tras la repisa, hay que irse algo a la izquierda y volver a subir por otra repisa hacia la derecha, se ve la chapa del paso de 6b. Vía dura bastante vertical, que combina la escalada en libre con pasos de dos o tres chapas, de acerar con estribos, para llegar de una a otra. Bastante mantenida con manos mas o menos decentes pero siempre con pies en adherencias con polvillo gris negruzco ya que no es una vía transitada. Se cacharrea mucho y no regalan nada, las chapas están en su sitio. Nos llevó unas 5 horas toda la escalada con una buena solana.

Teverga: aguja de Sobia (Píscaro 7a, Fierru 6b) y peña Llana (la porniá 6c+)

Hace tres semanas pasamos el fin de semana en Asturias en la zona de Teverga.  Saliendo de Sobrevilla el primer día fuimos a peña Sobia, una aguja muy bonita con aproximación corta y agradable. Raúl y Jorge por un lado y Paco y yo por otro. Empezamos con Fierru, una vía más de proteger. El frío de la mañana o el grado asturiano nos puso en su sitio. El segundo largo desde que empiezas a apretar ya no paras. Llegué hasta lo que marcan de A1, que de colgado se hace bien en libre y ya pasas a los últimos metros fáciles antes de la reunión. Está perfectamente protegido para darlo todo. En general toda la vía está así aunque cacharros no sobran porque también se usan. La salida del siguiente me resultó fácil y disfrutona, con buen canto y un cordino que te marca por donde ir, sales a la placa siguiente y parece que ya has hecho todo lo difícil pero la cosa se va complicando cada vez más. Lo que marcan arriba de 6a es más complicado que lo de abajo, hasta que no superas un clavo viejo con anilla no respiras. El último es un largo muy aéreo y bonito, un regalo para terminar la vía y llegar a cumbre.

Bajamos, nos juntamos con los Manris y antes de que la pereza nos venciera fuimos a Píscaro, totalmente equipada de deportiva con algún aleje pero que las chapas intercalan unos viejos buriles que vienen bien en algunos pasos. El primer largo tiene el paso duro abajo. Hay que tener cuidado al empezar no caerse antes de la chapa que tiene un buen osti….. El segundo de 7a te va llevando al borde de una cara con otra, llega un momento que no quieres porque da yuyu asomarse, pero toca agarrar al otro lado. Es super aéreo. Hay descansos buenos y lo duro viene al final, pasos de laterales malas sin buenos pies y desequilibrado. Tanto la última chapa como la reunión son todo un poema para chaparlas. De ahí nos bajamos por dolor de pies y frío, nos sorprendió un viruji en camiseta que en la reunión me dejó con una buena tiritona y ya habíamos apretado suficiente.

Al día siguiente a peña Llana a por la porniá. Hasta el inicio de la trepada es una hora raspada. Localizamos la vía y a por ella. El primer largo un tanto vegetal… se puede abrir una variante directa. El segundo es el largo cinco estrellas. Pino, con canto, gozoso, reservando cacharros porque lo puedes meter todo. El 0,75 creo recordar es un tamaño que entra por doquier, hay que dejar alguno para arriba del todo en la salida directa y un 1. La salida directa muy buena. De esos largos de clásica que no olvidarás. El tercero lo que hay es no perderse. Si vas a la variante de salida de Adrados y compañía tras pasar en la repisa el bloque grande rectangular tumbado, subir para arriba por una fisura diagonal hacia la derecha, la reunión no se ve hasta que la tienes encima y el primero puede pasar apuros pensando donde se estará metiendo. El último es perro, vimos dar tantos bufidos a Jorge que nos enganchamos todos y me lo escaqueé de primero. Dos chapas muy alejadas con la indecisión de escalar de primero de dónde podrás meter algo, pero deja. Hay huecos en la fisura tras darte los pasos peleones. A mi me salió de segundo y me resultó difícil. De ahí todos para abajo y vuelta a casa. Uno de esos pocos fines de semana que puedo salir enteros y que ha sido una gozada.

Torozo, Estación California 7a/b

Primer día de clásica para mí, como toda esta temporada de invierno/primavera durante la semana buen tiempo y el finde malo. El único sitio que libraba supuestamente era hacia el sur-centro. Resulta curioso como Jorge y yo teníamos mirada la misma vía sin haberlo hablado antes y la intención era de haber hecho alguna más de bajada por el torozo norte o en las paredes vecinas.

Paco, Raúl y José hicieron Polvora mojada, y Félix y Kike la Guirles-Campos. Todos luchando  contra un frío mortal. Nunca había escalado en tapia con tanto frío. Tiritaba incluso escalando, ya que casi todos los largos tumban en mayor o menor grado y no entras en calor ni tirando de primero. Una buena vía con dos largos picantes, con sus alejes en las placas. El primer largo duro, al que alguno le ha dado 7a, tiene una primera parte con unos movimientos bastante chulos y técnicos, pasas un techo con canto que hay que proteger y te metes en la placa final. Los pasos son obligados y antes de alcanzar la segunda chapa tras el techo, con pasos finos de adherencia y micro garbanzos (con los dedos gordos de los pies dormidos y las yemas de las manos también…), llegue a esos pies semi decentes de los que se debería chapar pero no un paisano de 1,70 como yo. La chapa me quedaba a 15 cm y ante aquella inestabilidad pegué el sartenazo. Tras un segundo tiento llegando al mismo sitio me salió in extremis la jugada de chapaje pegando leches a la chapa con la cinta express agarrándola por el mosquetón de abajo. Lo que sigue es fino y de cacharro pequeño pero asequible. Jorge encadenó de segundo. El deplome de arriba aún sin encadenar creo, es bastante duro. Tira para atrás más de lo que parece y si logras salir unos pasos tienes para proteger unos agujeros raros donde los cacharros quedan regular. Se puede resolver acerando sobre Friends. Grado a saber porque en aquellas condiciones todo era más duro de lo normal pero la sensación era que de 7a no.

El resto nos estaba esperando al final de la canal de bajada donde nos reunimos con ellos y ya bajamos juntos al coche. El croquis de los hermanos Cano se encuentra bien en google.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.